El Pueblo elegido (comentario)

   Parece ser que todos los actores en el conflicto de Oriente Medio, incluyendo la opinión pública internacional, aguardan pasivamente un conflicto definitivo de impredecibles consecuencias, como si de un inevitable armagedon se tratara. Estamos abocados a una guerra global cuyo núcleo será Tel Aviv. Semejante futuro, orquestado desde Israel, consentido desde los Estados Unidos y sustentado en nuestra pasividad, no acabará con un estado hebreo más fuerte, estable y poderoso, sino que sustanciará y hará más fuertes las tesis de los pacifistas israelís, al tiempo que seguirá condenando al pueblo hebreo a su eterna huída, a seguir siendo ese pequeño gran pueblo perpétuamente situado contra el mundo, por su mesiánica creencia de ser “el pueblo elegido”.

¿Pero elegido para qué, exactamente? -me pregunto-.

Y la única respuesta que me vale es la que den a esta pregunta los propios israelís…

Anuncios

~ por Iñaki Etxebarria en 9, agosto 2009.

7 comentarios to “El Pueblo elegido (comentario)”

  1. Hola Iñiaqui 🙂

    Coincido plenamente con tu Post conceptualmente, agradezco que hallas pasado por mi blog dejando tu huella en tan importante tema.

    Estoy convencido que estamos en los fines de una era de la Humanidad y en muy poco tiempo entraremos en otra. No será sencillo el cambio, habrá sufrimiento, pero finalmente se verá la LUZ.

    Un gran abrazo amigo,

    Marcial Candioti

  2. Querido maestro:
    En breve te dejare mi diagnostico, mi respuesta espero sea recibida con espíritu ampliador.

    En el principio, no hacían falta las reglas.

    Llego el orden, se hizo preciso, cuestión de supervivencia.
    El orden se estableció por la fuerza bruta.
    Pero era insuficiente, moría con quienes lo generaban.
    El caos volvía a reinar y un nuevo orden imperaba por arbitrio de quien poseía la fuerza.
    La fuerza era utilizada de nuevo para imponer un criterio uniforme y el ciclo era interminable, se perdían tradiciones y siempre era comenzar de nuevo.

    Reglas son el orden que nos damos y queda establecido de hoy para siempre.
    Reglas para todo, pues no se puede estar en constante cambio, se precisa un estatus quo, donde sentirnos bien, sabiendo a certeza que lo que hacemos es correcto…
    ¿Pero cómo?
    Si las estableciese un simple hombre o grupo frente a terceros, no serían válidas.
    Todos conocen a su igual, es un hermano, tío, amigo, ¿Por qué creer en él?
    ¿Lógica?
    Aun siendo capaz de generarse en cada cual, el miedo la domina.

    Por tanto era preciso algo más.
    ¿Y si ese algo mas lo poseía el hombre espíritu?
    El habla con los muertos.
    ¿Y si estos estuvieran en un plano más elevado?
    ¿Entonces quien gobernaba a los muertos?
    Si se comportasen erráticamente no conseguirían sobrevivir.
    Era fácil, había vida después de la vida y un ente quien lo gobernaba todo, el creador de todo, ayudado por sus iguales y quienes llegaban eran súbditos de su magnificencia.
    Había que ganarse la posibilidad de la eternidad.
    Entonces sigamos al hombre espíritu, el sabe qué hacer, los dioses le dictan la ley, cumplámosla, se nos dará lo prometido. Es palabra de dios, no de mi compañero.
    Los conflictos entre fuerza y reglas, se ecualizó en religión.
    Todo esto permitió formar pequeñas ciudades, con su consiguiente triunfo.
    Porque no casarnos entre hermanos, porque trabajar, porque pagar impuestos, porque construir acequias, porque edificios públicos, porque establecer el valor de las cosas, porque plantar ahora y no dentro de un mes…
    Esto era bienestar, seguridad.
    Ya era posible dominar no a 15, 20 miembros de una tribu, sino a 2.000 o 3.000 personas, todas al unísono, bajo un único criterio.
    Sabemos que estas ciudades tuvieron sus dioses, cada una la suya, las ciudades se enfrentaron a otras y terminaron siendo destruidas unas y otras absorbían lo conquistado, lo que completaba la falta.
    De hecho, en el norte de África, tenemos claros ejemplos de religiones, tan, tan parecidas, que sus escritos, recuerdan nuestra biblia.
    Por ejemplo: “Noé”, su historia, con diferentes nombres aparece en diferentes escritos cuneiformes. Si, en esas tablillas de arcilla.
    Por ejemplo: “Maria y Jesús”, hubo en el antiguo Egipto una muy, muy cercana historia como la suya. Si, en esos frescos tan maravillosos de sus templos, se pueden leer versos idénticos a los nuestros.
    Pronto se entendió la rivalidad, como cuestión de que nuestro dios nos lo manda.
    Aplastemos al dios falso.
    Están equivocados y merecen muerte, los que mueren en tan elevada acción son elevados directamente al paraíso y perdonados sus pecados.

    Un pueblo errante.
    Cohesionarlo, levantarlo de su letargo, de su vida cómoda en mayor o menor grado.
    ¿Cómo?
    ¿Y si les decimos que somos el pueblo de dios, el elegido para cumplir su mandato, no podemos fracasar, somos sangre de su sangre?
    Seremos libres para hacer su voluntad y nosotros, sus líderes, tendremos el poder, poder que emana de Dios.

    En esta época.
    Dos pueblos con derechos.
    Dos pueblos enfrentados.
    Hombres y mujeres de un mismo planeta, de un mismo Dios –el de Abraham-, pueden llevarnos a todos a la hecatombe.
    ¿Por qué?
    Porque mi religión es la autentica, mi Dios es el verdadero.

    Me quedo con Jesús cuando dijo a sus discípulos al demandarle estos que hiciese algo contra aquellos que iban sanando, haciendo milagros y no pertenecían a su grupo: “¿Acaso te hacen algún mal?, quien no está contra ti, esta por ti”.

    Salu2

    Pd. Hoy al salir del metro, vi como una mujer joven daba a tres chavales de distintas razas un papel de fumar, estos procedieron a liar un canuto, quise entonces destruirles, quemarles en la pira, luego me di cuenta que no eran tan responsables, éramos todos lo que les dejábamos consumir, pronto eche la culpa a las autoridades, a los narcos, camellos y demás.
    Mi pensamiento no dejaba de fluir, era preciso desmontar la creencia de que la droga te mejora la vida, el sexo… pero lo que más me aterro fue mi inmovilismo, pues existe en mi la creencia que me dicta: ¿Quién eres tu, para decir a los demás que hacer?.
    Es pues inevitable, nos movemos por creencias, por lo que nos gusta o nos obliga.
    Salir del laberinto es casi imposible ya que vivimos en una sociedad y esta es el lastre de su historia.

  3. Nunca desee hacerte pequeño, más bien aclarar que eres un gigante.
    La lógica de las cosas tiene su dificultad, demostrar que son verdad en un reto, pues cuando el axioma no esta ecualizado para un determinado grupo, la fuerza bruta, lo aplasta todo.
    Ser capaz de encontrarse equivocado, rehacer lo hecho, pertenece a un grupo de hombres y mujeres por hacer.
    ¿O habitan entre nosotros y no lo sabemos?
    Solo llegaremos a conclusiones validas si somos capaces de que gentes como nosotros, tratemos de querer llegar a la pureza de las cosas, su esencia y desarrollo.
    Que mas da de donde vengamos.
    Aportemos preguntas.
    Aportemos respuestas con trabajo científico demostrable como verdadero o falso y más allá como un imposible de verificar.
    No abatir nada.
    Completarlo todo.
    La lógica será el asidero de las generaciones venideras.
    Conclusión:
    Démonosla, sigamos cuantos debates surjan, ampliemos el círculo con respeto y tremenda valentía de saber que sabremos mañana más que hoy. Sigámonos.

  4. Querido Rifox, en absoluto deduje de tus palabras que me quisieras hacer pequeño, no hay un miligramo de ironía en el comentario que te hice, absolutamente sincero. Tal y como sospeché concuerdo con tu conclusión, abierta y generosa. Sólo quise decirte que me gusta tu lógica y que ojalá ésta fuera la lógica humana.

    Un abrazo, apreciado amigo.

  5. Un abrazo.
    Te dejo hasta mi regreso que será por allá el primer o segundo finde de septiembre cuando de nuevo pueda dedicar un tiempo a pensar y disfrutar con vos, mi apreciado maestro.

  6. Me he leido varias veces tu post y ,tu pregunta, nadie mejor que quien son ,los propios protagonistas para decirlo …Las cosas a veces hay que ir a la raiz para entenderlas ,y el porque de las cosas …No okvidemos que vemos solo las ramas hojas y tronco del arbol ,pero no vemos la raiz ,pero es la que le da coda al arbol y eso con el riempo se olvida a veces…Te deseo bendiciones para ti y tu faamilia …Bendiciones… SED FELIZ …

  7. Me he hecho esa pregunta muchas veces y la he hecho a otros y ….nada, no hay una respuesta consistente. Te dejo un abrazo a la distancia, besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: