Al diablo el diablo (poema)

Usted me quitó al hijo

y yo le quité al padre.

Usted dio plomo al primo

y me cargué a su tío.

Y al poco,

me dio alcance un hermano,

se mató usted solito

y me nombró su amigo,

me confesó dos sueños

sin dueños

y todos sus infiernos,

me habló de un ser querido,

me cantó sus canciones,

me alquiló su ser un rato.

Y le vendrá bien saber

que escuché con agrado,

que agradecí el boleto

hacia usted.

Y creo,

porque quiero creer,

que usted no me engañó.

Que es ley aquel abrazo.

Que supimos convencer,

 por lo bajo, a los muertos,

que mejor no hay difuntos

entre los presentes.

 Que entre los acusados

hay muchos inocentes

y más de un culpable

entre los pudientes.

Que si eso es lo que quieren,

que a sí mismos se maten.

 

¿Usted la oyó alguna vez?…

 

La música del diablo

es el cruel silencio

que al crimen antecede.

 

¡Dígame dónde quiere

 pasar su momento!

 

¡Dígalo!

 

¡Dígame que en el cielo

y sin pena le mato!

 

¡Diga que en el infierno

y a tomar le convido!

 

©Poema extraído de la novela “Agüita seca (la fábula de Jadiya y José)”, by Iñaki Etxebarria, publicada en lulu.com

Anuncios

~ por Iñaki Etxebarria en 12, mayo 2009.

8 comentarios to “Al diablo el diablo (poema)”

  1. “La música del diablo
    es el cruel silencio
    que al crimen antecede.”

    Sublime!

  2. El problema del diablo es que por echarle la culpa de todo, acabó siendo mucho más interesante que la propia divinidad 😉
    Perfecto poema 🙂

  3. Abriendo una ventana en tu mito, en el espacio y en el tiempo:
    ¿Qué te llevo a contrariar al Padre?
    Si eras lo más amado, lo mejor realizado,
    ¿Qué hiciste?
    Todos sus regalos ¿de qué te sirvieron?
    ¿Intentaste arrebatarle el poder?
    Bien sabias que era una quimera,
    ¿Entonces por que buscas tu propia destrucción?
    ¿Dinos que no te gusta de la creación?
    ¿Por qué te mantiene con vida?
    Todo cuanto nuestro albedrio nos permite hacer, si es bueno es del Padre, si malo tuyo.
    Has cargado con el mochuelo.
    Y sin embargo:
    Los semilleros del mal están a tu alrededor, tú los pre cocinas y te sirven de exterminio de su construcción,
    Eres un revolver que nos apunta en la oscuridad.
    Callas en tu locura y solo deseas destruir ¿Por qué?
    Al pozo con tu caída y que siete candados te custodien por la eternidad en los siete cielos.

    Estas condenado a vivir de por vida con tu maldita carga.
    Jamás me llames: “amigo”.
    En pie de guerra contra ti.
    Rafa
    Salu2

  4. ¿A quien se parecerá el diablo que miramos fuera?
    El diablo es la maldad presenciada, manifiesta y como a tantos nos habita.
    Aprendamos a mirarla de frente, para que no asesine lo mejor de nosotros mismos.
    Cómo siempre un gusto leerte. Cariños

  5. La música del diablo

    es el cruel silencio

    que al crimen antecede.

    No la he oído, a lo lejos, trato de evitarla. Buena poesía, te felicito Iñaki, como siempre, besito y muchas bendiciones para tí amigo.

  6. …gracias a tod@s por vuestros increíbles palabras…

    …no hay más que echar las campanas al vuelo…

    …y ya hay más de un trillón de oídos dispuestos a escucharlas…

    …sois unos cielos…

  7. mui buenoooo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: