Muyahidines de la paz (relato)

Franja de Gaza. 

Escombros.

Cristales rotos.

Olor a sangre, a uranio empobrecido.

La tierra roja.

Una niña coja, saltando a la comba.

La muerte en los hombros de la aurora.

Mira, Youssef, una bomba.

No te acerques, Karim, que puede explotar.

Ciudad de Belén.

Dos niños y una bomba.

Puede que la cojan. 

Ya sé lo que vamos a hacer, Youssef.

¿Qué, Karim?…

Gaza humillada.

El viento, polvoriento,  huele a desconsuelo.

Las nubes no mojan.

Cristales rotos.

Lamentos, alabanzas.

Alto el fuego de papel.

Palmeras tristes entre los cascotes.

 Sabes, Karim, se la devolveremos a los israelís.

¿Tú crees, Youssef?

Entonces igual nos dejen vivir.

¿Eso crees, Karim?

Entonces igual no nos maten más.

-No lo sé, no lo sé…

Quién sabe, Youssef,  igual nos dejan ver Jerusalén.

Bien, entregaremos la bomba a los soldados. Tal vez así no nos maten ya.

Karim y Youssef cubren la bomba con una tela. Y la amarran a la parrilla de su vieja bicicleta.

Palestina envuelta en humos, en la desidia de mil banderas.

Dos niños y una bomba caminan con el sueño de una paz duradera.

La frontera.

En el Muro de la Vergüenza.

Interminable la espera.

Un sudor frío.

El ancestral miedo.

Se acerca hasta los niños un soldado hebreo.

¿Qué lleváis ahí, mocosos?

Un regalo para usted  -dice Youssef-. Y se sonríe.

Ya no habrá más muertos, señor –augura, serio, el menor de los niños.

Pero el soldado israelí recela de Youssef y de Karim.

Y descubre la bomba antes de que lo hagan ellos.

Olor a hiel en los mojones.

Ese hombre les apunta con su fusil.

Acaso apriete el gatillo.

Los niños, presos del pánico, echan a correr con frenesí.

Les da el alto el soldado.

A trompicones, los niños se dirigen con la bicicleta hacia un pequeño cerro.

Sienten el aliento en la nuca del hebreo.

¡Nos alcanzan, Karim, no nos creen!

¡Yo me encargo de la bicicleta! ¡Tú corre, Youssef!

¡¡¡¡¡¡¡Búuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuummmmmmmmm!!!!!!!

Una gran explosión en el cerro.

Los periódicos del mundo entero:

“Dos niños palestinos se inmolan ante un soldado israelí”.

Franja de Gaza.

Otra mañana gris.

 

*Dedicado a los dos niños palestinos que murieron el 20 de enero de 2009 jugando con una bomba israelí tras la invasión de Gaza.

Anuncios

~ por Iñaki Etxebarria en 24, enero 2009.

Una respuesta to “Muyahidines de la paz (relato)”

  1. Por ellos: ¡Parad esta locura, por favor!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: